¡Toque de diana!

AquiNoHayQuienEmprenda_emprendedor

– ¡Ring…ring…! ¡Ring…ring…! ¡Ring…ring…! ¡Ring…ring…!

Nuestra canción de todas la mañana viene a ser algo parecido a esto, con la variedad de órdenes que se quiera… suena el despertador, nos levantamos (si es que nos levantamos, y, además, si es lunes peor ¿no?) nos lavamos… desayunamos (los privilegiados que puedan hacerlo), nos vestimos y salimos pitando hacia la oficina, centro de trabajo, taxi o lo que sea… (Un apunte MUY IMPORTANTE… cambie y póngase una canción que lo active por la mañana… tiene mi permiso para hacerlo)

El nuevo emprendedor cree que todo esto terminará cuando comience su andadura, y piensa para sí mismo – Pobres pardillos los que tienen que coger el metro, yo tengo la oficina al lado… SI eso es cierto, pero también está la tele cerca, la nevera cerca, los padres cerca (opcional, afortunadamente) todo está CERCA (incluida la posibilidad, TENTADORA, de apagar el despertador y seguir durmiendo) y todo distrae, sobre todo cuando la oficina se tiene en casa y para los que no la tienen existen la misma espada de Damocles… ¡el horario laboral!

Hay emprendedores que como todo está cerca, en vez centrarse y ser sus propios jefes, son sus propios empleados y se “roban” tiempo a sí mismos ya que nadie está detrás para que hagan sus tareas (los que sepan qué hacer) con lo que su horario laboral tiende a ser, digamos, personal, que no es lo mismo que tener que dar el callo muchas horas para levantar el negocio y estar trabajando hasta altas horas de la madrugada para alcanzar unos resultados siempre decepcionantes…dicho sea de paso; el trabajo duro es fundamental…

Eso sí, en su medida, porque después están los que nunca desconectan y parece que mas que horario laboral tienen una “vida laboral” (chiste malo) y están siempre pegados al mail, al teléfono…

Un equilibrio productivo es lo mejor, levantarse temprano, tener claras las tareas a desempeñar y el tiempo necesario para poder ejecutarlas, ser autodisciplinado, no distraerse, hacer con nosotros mismo lo que hacemos para otras empresas (algunos solo porque el jefe está presente) y llevar nuestra idea de negocio “pa lante”… Marcarnos un horario (flexible) y respetarlo.

Se trata de conciliar nuestra vida personal y profesional, que ahora están unidas en nosotros, y saber separar es fundamental. Es difícil, pero tendrá que desdoblarse para que ambas esferas no se vean afectadas.

¡Ánimo! Lo conseguirá…!

    David Rodríguez
Twitter: @DavidrGEH
Gestión Empresarial Humana

Tags: , , , , , , , , , , ,

Leave a Reply