Como mejorar
la rentabilidad de tu empresa

En buena medida, y aunque muchas veces no se note, la rentabilidad deseada en nuestra empresa se consigue mediante una conjunción de aspectos, que tienen que ver, tanto con el volumen de ventas como con el control de gastos y la optimización de ingresos.

Evaluación de productos, costes y clientes: Un paso que se antoja fundamental para aumentar, y a veces, obtener mayor rentabilidad, es el análisis y evaluación de los productos que fabricamos o vendemos, conocer el perfil de clientes que los consumen, evaluar el nivel de aceptación y el volumen de ventas, y estar dispuestos a reformularlos para poder llegar a un público mayor, sin resignar calidad. La evaluación de costes y la posibilidad de reducirlos sin sacrificar el tipo y calidad de los productos, repercute directamente en la rentabilidad de la empresa.

Control de gastos: Nadie podrá dudar de que a menores gastos, mayor rentabilidad. Muchos expertos recomiendan analizar exhaustivamente cada gasto que tiene la empresa con espíritu crítico, y poner manos a la obra en la reducción de los mismos, desde impuestos hasta teléfono y luz. Verás que estableciendo un programa y haciéndolo consciente, la reducción sorprenderá.

En este mismo sentido, intentar un equilibrio dinerario entre las facturas por cobrar y las deudas con proveedores, será beneficioso para la rentabilidad.

El control de productos con el fin de evitar la acumulación de existencias difíciles de vender, la eliminación de los tiempos muertos en los procesos de producción, y la concreción de ventas bajo pedido, contribuyen significativamente a la reducción de costes, y por ende, a una mayor rentabilidad.

Disminuir los plazos de cobro a los clientes (gestionar primordialmente las facturas de cobro dudoso, y por el contrario, la de clientes solventes); alargar los plazos de pagos a los proveedores (negociar vencimientos más dilatados de las facturas sin que esto implique un coste mayor para nuestras cuentas); concentrar las compras en pocos proveedores (con el fin de conseguir mejores condiciones de pago); mantener el equilibrio entre cobros y pagos para no tener que recurrir a la financiación.

Otra medida que contribuye en una mayor rentabilidad para nuestra empresa es la externalización de la oficina. Disponer de una oficina en un centro de negocios, disminuye de manera significativa los gastos fijos inherentes a la misma (aire acondicionado, seguridad, telefonía, mobiliario, fotocopiadora etc).

En relación a la consecución de una mayor rentabilidad relacionada con los clientes y las ventas, implementar una estrategia de reconocimiento a aquellos clientes que nos recomiendan a otras personas, resulta más rentable en dinero y tiempo, que emprender una captación de clientes de forma tradicional y directa.

En cuanto a los sistemas de ventas de nuestros productos, establecer un estudiado sistema de segmentación basado en el conocimiento de nuestros clientes, de sus gustos, costumbres y volumen de compras, será otra medida de peso en pos de una mayor rentabilidad.

Tags: , , , , , , , , , , ,

Leave a Reply