Cómo salimos de la pesadilla de las deudas

Mi mujer y yo teníamos un sueño desde que nos casamos; poder abrir nuestra pequeña agencia de viajes en Barcelona. Hicimos muchos viajes juntos y era lo que siempre nos había gustado.

Cuando me quedé sin trabajo en el año 2017, decidimos liarnos la manta a la cabeza y comenzar a buscar en serio un local para montar nuestro sueño. Tras un año buscando, finalmente encontramos el local perfecto en Sant Gervasi, probablemente la zona alta de Barcelona.

Nos tocó esperar un poco antes de poder abrirlo, ya que tuvimos que pedir un préstamo de 60.000€ para poder alquilar el local y poder reformarlo.

Tras un año buscando, finalmente estábamos en el sitio perfecto. Nos sentíamos en las nubes; nuestro sueño se había realizado. Al principio no fue fácil, pero ya sabíamos a lo que nos estábamos enfrentando, por eso nos esforzamos mucho para poder competir con otras agencias de la zona, sobre todo sabiendo que ahora mismo mucha gente prefiere reservar sus viajes online. El tesón dio su fruto y logramos despegar tanto, que en 2019 ya teníamos planeado abrirnos otro local en Madrid.

EMPIEZA LA PESADILLA

Desafortunadamente acto seguido nos tocó enfrentarnos a la situación que todavía estamos viviendo. El Coronavirus empieza a llegar a España y el futuro no se veía nada prometedor. Los viajes pararon de repente, muchos clientes anularon los viajes que tenían previstos para el 2020. Pasamos 3 meses completamente cerrados y no sabíamos que hacer.
Llegamos a un momento en el cual nos vimos obligados a despedir a nuestro personal; no llegábamos a pagar tampoco los gastos del local y el banco ya no nos daba crédito. Mi mujer empezó a sufrir ataques de ansiedad debido a esta situación, y yo cada mañana me despertaba pensando en cómo poder salir de esta pesadilla.

pymesnuew

POR FIN LA LUZ

Una de las pocas cosas buenas de la falta de actividad es que tienes más tiempo para reunirte con allegados en grupos pequeños. Estas Navidades un primo mío, abogado, me contó la existencia de unas empresas que pueden ayudarte a cancelar tus deudas para que puedas mantener tu patrimonio personal, y empecé a darle vueltas. Me informé bien a través de Internet, y vi que, en un entorno donde No Me Dejan Trabajar, era la única solución para salir de este infierno. Buscamos a alguien que nos pudiera ayudar a defendernos de todas las deudas del negocio, queríamos cerrar y acabar con esta pesadilla lo mejor posible, sin el miedo de quedarnos a nivel personal con las deudas del negocio y, tras haber visto muchos comentarios positivos de otros empresarios, decidimos contactar con Deudalitix .

CÓMO CANCELÉ YO MIS DEUDAS.

Os explico como lo hicimos nosotros. En primer lugar, rellenamos el formulario rápido que se encuentra en la web de Deudalitix y luego, después de haber sido contactados por un experto, pedimos una cita con ellos para que nos asesoraran con nuestro caso. Desde el primer momento nos dijeron con claridad que es lo que teníamos que hacer en nuestra situación. Lo cual se agradece porque nosotros ya no sabíamos que hacer si cerrar o seguir intentándolo. Los bancos nos apretaban y querían que pusiéramos nuestra vivienda como aval personal de los créditos. Y lo hubiéramos hecho de no ser por ellos! Ellos hablaron por nosotros con los bancos con el propietario del local y eso ya nos quitó un montón de estrés. Al final cerramos la empresa y nos garantizamos de que las deudas del negocio no nos las tuviéramos que comer nosotros.

Comments are closed.