En búsqueda del candidato perfecto (I)

RRHH_emprendedores_candidatos

Cuando las empresas empiezan a mover los hilos para cubrir un nuevo puesto de trabajo que se ha creado en la organización, o suplir una vacante consecuencia de la marcha de alguno de los empleados de la empresa, se activan tres procesos: El reclutamiento, la selección y la socialización.

1. El objetivo de la fase de reclutamiento es conseguir un grupo de candidatos cualificados para un puesto determinado. Esto se consigue anunciando, tanto dentro como fuera de la empresa, la disponibilidad de vacantes para atraer la solicitud de candidaturas.

2. Tras la fase de reclutamiento se continúa el proceso de contratación con la etapa de selección. Es el momento de tomar la decisión de contratar o no contratar a cada uno de los candidatos reclutados. Para poder realizar efectivamente esta fase, es necesario haber realizado previamente un análisis de puesto de trabajo con el fin de conocer qué requisitos debe cumplir el potencial empleado.

3. La socialización es la etapa que cierra el proceso de contratación y es una fase fundamental para que el trabajador se adapte a la empresa reduciendo así el periodo de aclimatación. Presentar las instalaciones, las personas que trabajarán con él o su puesto de trabajo son algunas de las pautas que hay que seguir en esta etapa.

En este primer artículo sobre el proceso de contratación, ahondaremos un poco en las fuentes de reclutamiento que pueden utilizar las empresas para conseguir un buen grupo de profesionales susceptibles de cubrir las vacantes disponibles. Entre todas ellas destacamos:

-Plantilla actual de la empresa: Todas las empresas deberían antes de lanzar una nueva oferta de empleo al mercado laboral, dar la oportunidad a sus empleados de poder presentar sus candidaturas para conseguir ese puesto de trabajo. Las empresas deben apostar por la promoción interna antes de buscar nuevos profesionales fuera de la entidad.

-Antiguos empleados: En empresas con mucha rotación, gracias a todas las personas que han pasado por la organización, y por supuesto, con la que se ha vivido una experiencia laboral positiva, se terminan generando verdaderas bolsas de empleo a las que se pueden acudir como filtro intermedio entre la primera búsqueda en la plantilla actual y la posibilidad de buscar profesionales que a priori son totalmente desconocidos.

-Anuncios offline: Aunque en algunos sectores la publicación de ofertas de empleo en medios offline especializados sea bastante usual, actualmente esta fuente de reclutamiento ha perdido casi todo su peso en favor de los medios online. Nuestra recomendación es que antes de descartar por completo los anuncios offline, se haga una pequeña labor de investigación para saber si existe alguna publicación o soporte conocido donde se consulten ofertas de empleo para el sector en el que se está realizando la búsqueda.

-Anuncios online y entornos 2.0: Hoy en día la principal fuente de reclutamiento. Las ventajas que ofrece Internet permiten la búsqueda rápida y efectiva de candidatos por parte de las empresas y la consecuente búsqueda fácil y efectiva de empleo por parte de desempleos o profesionales que quieren mejorar su situación laboral. En Internet podemos acceder a portales de empleo generalistas, o a sites mucho más verticales especializados en sectores concretos.

Por otro lado, aunque ya es una realidad, cada vez está cobrando mayor importancia el reclutamiento de candidatos a través de redes sociales. Muchos de los portales de empleo de los que hablábamos anteriormente han tenido que modificar el método de publicación de las ofertas con el objetivo de adaptarse a esta nueva corriente. En materia de redes sociales, existen comunidades como Linkedin especializadas en la búsqueda de empleo, aunque las empresas también pueden acudir a otras redes sociales como Twitter para encontrar a sus candidatos.

-Centros de formación: Es un vía de reclutamiento a través de la cual las empresas pueden acceder a profesionales con alto potencial de desarrollo. Universidades, escuelas de negocio o centros de investigación cuentan con bolsas de empleo de antiguos alumnos a los que pueden hacer llegar las ofertas de las empresas. En muchos casos, el candidato aunque con gran formación académica no posee mucha experiencia profesional, pero en otros casos, se pueden encontrar personas con una formación académica y profesional muy equilibrada.

A grandes rasgos estas son algunas de las fuentes de reclutamiento que las empresas pueden utilizar para lograr una lista de potenciales candidatos que posteriormente pasarán al proceso de selección. Hay que decir que las organizaciones pueden gestionar la fase de reclutamiento de manera interna o externalizar este servicio e incluso todo el proceso de contratación a una empresa de trabajo temporal.

¿Cómo buscas al candidato perfecto para tu empresa?

Fuente Imagen | Arrima.com

Tags: , , , , ,

Leave a Reply