En Responsabilidad Social,
el tamaño no importa

RSC_Pymes

La responsabilidad social, aún teniendo un marcado carácter de voluntariedad, se está convirtiendo cada vez más en una materia obligada para más empresas. Sobre todo para aquellas PYMEs que pretenden obtener una ventaja a la hora de vender sus productos y servicios ya sea en el sector público o en el sector privado.

En el ámbito del sector público, tenemos un ejemplo de ello sucedido ya en 2010. En este año, la Comunidad Autónoma de Extremadura, publicó la Ley 15/2010, de 9 de diciembre, de responsabilidad social empresarial en Extremadura. Desde entonces, y bajo el amparo de dicha legislación, las empresas, independientemente de su tamaño, pueden obtener la declaración oficial de «Empresa socialmente responsable de la Comunidad Autónoma de Extremadura», beneficiándose así de, entre otros, las siguientes ventajas:

Concesión de ayudas. La Junta de Extremadura establece como criterio de valoración o ponderación en el otorgamiento de subvenciones y ayudas, en función del objeto de las mismas, la calificación de «Empresa socialmente responsable de la Comunidad Autónoma de Extremadura».

Beneficios fiscales. La normativa autonómica reguladora de los tributos propios establece beneficios fiscales para las empresas declaradas «Empresa socialmente responsable de la Comunidad Autónoma de Extremadura».

Prioridad en la adjudicación de contratos. En caso de empate en la puntuación obtenida por dos o más empresas a las que les hubiera correspondido la máxima puntuación, tendrán preferencia en la adjudicación de los contratos administrativos de la Junta de Extremadura y de sus Organismos públicos dependientes, las proposiciones de los licitadores que hayan acreditado en la fase de justificación de la solvencia técnica del procedimiento, su condición de «Empresa socialmente responsable de la Comunidad Autónoma de Extremadura».

Publicidad. La Junta de Extremadura impulsa medidas de publicidad precisas para dar a conocer a la sociedad extremeña y española las empresas calificadas con la declaración prevista en la presente Ley.

Además, de este ejemplo en el ámbito de las compras públicas que prioriza la compra a aquellas empresas calificadas como responsables, en el sector privado, también es ya una realidad que los departamentos de compra están trabajando en la forma de comprar sólo a proveedores que integren la responsabilidad social dentro de su gobierno y desempeño.

En este ámbito, es básico que las PYMES tengan muy en cuenta dos iniciativas concretas:

1.- Que las grandes cuentas se dediquen con fuerza a integrar las cuestiones ambientales y sociales en sus procesos de compra es una oportunidad de diferenciarse no sólo por el precio, el producto o servicio, sino además por los valores y el buen gobierno de la organización.

Las grandes empresas están liderando el proceso de creación de la norma ISO/PC 277 Compra Sostenible o Compra Responsable. Para saber más sobre la evolución de la norma. Y esto significa que, próximamente, las grandes cuentas incorporarán de forma normalizada principios de responsabilidad social en sus compras.

Las grandes marcas tienen muy presente que un incidente fatal en un proveedor, es un incidente fatal en su marca que repercute drástica y directamente sobre sus ventas. En responsabilidad social, el tamaño no importa, y por ello, las grandes cuentas comprarán sólo a proveedores que demuestren ser responsables en el ámbito social y ambiental.

2.- Que los grandes protagonistas de la integración de principios de responsabilidad social en los procesos de homologación y selección de proveedores no son sólo los departamentos de compra, sus requisitos normativos, protocolos o procedimientos, sino los verdaderos actores de suministro de productos y servicios, es decir, los proveedores que forman la cadena de suministro de la gran cuenta, generalmente, una PYME.

Además, de por tener más opciones de venta, una PYME debería integrar la responsabilidad social corporativa en su gestión por interés, ética, deber, necesidad y beneficios. Todos estos motivos son suficientes y no dependen del tamaño de una organización.

Los pilares básicos que una empresa, en este caso una PYME, debería tener en cuenta a la hora de integrar la responsabilidad social, son:

– Condiciones de trabajo.
– Ética.
– Salud y Seguridad.
– Medio ambiente.
– Gestión empresarial o buen gobierno.

Si definimos bien los citados pilares teniendo en cuenta lo que nuestros clientes valoran, y lo que la PYME ya posee de antemano (buenas prácticas propias de gestión, políticas de empresa, sistemas de gestión certificados tipo ISO 9001, ISO 14001 u OHSAS 18001), el proceso de integración de la responsabilidad social corporativa en la PYME no debería ser ni difícil ni costoso. Más bien, este proceso debería ser orgánico y lógico.

Pensando en ello, en webs como Responsabilidad Social Corporativa, creamos una herramienta particular y específica para la promoción de la cultura de responsabilidad social corporativa en la PYME. Ya sea entendiendo a la PYME como una organización única e independiente, o como una organización que forma parte de una cadena de valor o cadena de suministro de otra organización, generalmente una gran empresa.

La herramienta RSC Easy impulsa a la PYME, en sólo cinco fáciles e intuitivos pasos, a realizar los primeros avances de integración de la variable responsabilidad social corporativa (RSC) en la empresa. Además, proporciona un autodiagnóstico de la integración de la responsabilidad social corporativa en su gestión empresarial y toma de decisiones que puede ser considerado como una autodeclaración en materia de responsabilidad social para la PYME. Esta autodeclaración puede ser utilizada en procesos de homologación y selección de proveedores de grandes cuentas.

En definitiva, la herramienta RSC Easy consiste en:

– La construcción de una identidad responsable.
– La identificación de los impactos y asuntos clave en materia de RSC.
– La declaración de materialidad de intereses y stakeholders, así como la planificación y puesta en marcha de acciones.
– La medición del desempeño de una organización y su cadena de valor en términos de RSC.
– La identificación del estado de situación o autodiagnósis, y la propuesta de un plan de acción para abordar retos en responsabilidad social a corto o medio plazo.
– La verificación y comunicación de resultados a través de informes y memorias de RSC.

Algunos de los productos finales que proporciona la herramienta RSC Easy a la PYME son:

– Visión, misión, valores responsables.
– Política de Responsabilidad Social.
– Código de conducta.
– Plan de Responsabilidad Social.
– Objetivos y Programas de Responsabilidad Social.
– Procedimientos de operativos y de soporte responsables.
– Memorias de Responsabilidad Social o informes de desempeño social, ambiental y económico.
– Elementos certificables por normativas de responsabilidad social tales como SR10, SA8000, SGE21, BSCI, GRI, etc.

Con estos productos propios de la responsabilidad social corporativa, cualquier PYME puede asumir un proceso de homologación y selección de proveedores con total garantías. Hoy en día, la responsabilidad social corporativa, como el precio, o las características de los productos y servicios es definitiva para cualquier PYME que quiera contar con una buena estrategia de venta.

Tags: , , , , , , , , ,

Leave a Reply