La cadena de valor de Porter:
El análisis estratégico de tu pyme

Cadena_valor_Porter

Hace poco en el blog hemos hablado de algunas herramientas de análisis estratégico, como la matriz de ansoff o la matriz BCG, dos aplicaciones de marketing muy conocidas que permiten, a través de la útil información que proporcionan, tomar decisiones a los emprendedores y directivos de pequeñas empresas.

Hoy queremos hablar de la cadena de valor empresarial, también conocida como la cadena de valor de Porter. Esta herramienta identifica y describe, a través de un esquema muy visual, cuáles son las actividades empresariales dentro una organización que realmente generan valor para el consumidor final. Esta aplicación de marketing diferencia diferentes tipos de actividades dentro de una empresa:

Actividades de la cadena de valor de Porter

Este modelo teórico propuesto por Michael Porter distingue dos tipos de actividades, las primarias y las actividades de apoyo.

Las actividades primarias son todas aquellas que tienen una vinculación directa con el proceso de fabricación, distribución, venta o servicio postventa del producto. La cadena de valor de Porter hace referencia a cinco actividades primarias: Logística interna, Producción, Logística externa, Marketing y Servicio de Postventa / Mantenimiento. Es decir, todas aquellas actividades que aportan en cada paso mayor valor al producto.

En cuanto a las actividades de apoyo, se corresponden con todas aquellas vinculadas al aprovisionamiento, tareas de infraestructura, recursos humanos y la investigación / desarrollo.

Para que sirve la cadena de valor de Porter

Esta herramienta de análisis estratégico permite identificar claramente cuáles son las diferentes actividades que se desarrollan en las empresas, distinguidas por aquellas que tienen una vinculación directa con la generación de valor para el producto, y el resto de actividades, aquellas que sirven de aquello para las tareas primarias.

Identificadas todas las actividades, el siguiente paso consiste en analizar cuáles de esas actividades suponen una ventaja competitiva para la empresa en el mercado respecto a su competencia. Esas actividades que hacen a la empresa más rentable y fortalecen su posición en el mercado deben potenciarse y mantenerse en la propia organización. Todas las demás tareas deben reducir su coste lo máximo posible, siempre, sin perder la calidad intrínseca del producto. Para esas actividades se debería optar por subcontratar o externalizar.

Todo este proceso de análisis que explicamos pretende cumplir con el objetivo del modelo de la cadena de valor de Porter: “Maximizar la creación de valor mientras se minimizan los costes”.

Tags: , , , , , ,

Leave a Reply