Menos ingresos, más productividad

Productividad_pymes_emprendedores

Salvo sectores muy puntuales, la actual situación económica ha azotado con fuerza las cuentas de resultados de muchas empresas españolas, tanto pequeñas como grandes. El nivel de facturación ha caído, así como en algunos casos, los gastos han aumentado porque los proveedores han decidido aumentar los precios al que suministraban sus productos / servicios o porque el gobierno ha subido ciertas tasas que afectan directamente a las empresas. En definitiva, una situación que hay que paliar buscando alternativas para seguir superviviendo o creciendo en el mercado, esto último es “menos fácil” cuando el mercado está en recesión o estancado, pero no es imposible.

Ante esta situación hay empresas que una vez tomadas las medidas correctivas necesarias para continuar con su viabilidad , no olvidemos que uno de los principales objetivos de las empresas es ganar dinero (¿Es el principal?), están trabajando en mejorar la productividad de sus trabajadores con el objetivo principal de hacer más rentables sus proyectos / productos / servicios.

Analizar la productividad de los trabajadores es un análisis muy útil, no sólo para el empresario que será capaz de imputar mejor que nunca el coste laboral a cada proyecto / servicio / producto, sabiendo cuáles son más o menos rentables, sino también para el propio empleado que podrá mejorar su manera de trabajar siendo así más productivo, algo beneficioso tanto para él como para la empresa.

La productividad en el trabajado se puede analizar de muchas formas, pero existen herramientas tecnológicas que permiten hacerlo de una manera económica sin grandes problemas de implantación para pequeñas y medianas empresas.

Existen aplicaciones en el mercado, algunas de ellas con versión gratuita, que permiten por ejemplo analizar la actividad diaria de los trabajadores en su ordenador. A través del análisis de los programas informáticos que se utilizan, los sitios web que se visitan y en función de las actividades necesarias en cada puesto de trabajo, calculan un índice de productividad. De esta manera, tanto empresario como empleado, saben en todo momento en que invierten el tiempo de su jornada laboral, y sobre todo, la correspondencia entre tiempo y productividad. ¿Dedicamos la mayor parte de nuestro tiempo a las tareas más productivas? (Una de estas aplicaciones es RescueTime)

También se pueden utilizar otras aplicaciones que, de manera muy intuitiva, relacionan el tiempo que invertimos en una actividad frente al ordenador con un determinado proyecto / servicio. Imaginad por ejemplo el caso de un programador que tiene que realizar diversas actividades antes de finalizar un proyecto web. esta persona podrá saber al final del proyecto cuánto tiempo ha dedicado a cada una de las etapas, conociendo así su rentabilidad real, y pudiendo en futuras ocasiones afinar el presupuesto para proyectos similares. (Una de estas aplicaciones es TimeDoctor)

Junto a este análisis de la productividad de los trabajadores, sobre todo respecto al primer tipo de aplicaciones que hemos comentado, existe una polémica adherida, y es que, ¿Hasta que punto es intrusivo o ético que controlen toda nuestra actividad en nuestra trabajo?.

Desde EmprendePymes, consideramos que si estas herramientas se utilizan con el único propósito de mejorar el trabajo diario en la empresa y la calidad de los recursos humanos, su uso es totalmente ético y seguramente traerá una mejora de productividad en la empresa y en el trabajador.

Tags: , , , , ,

One Response to “Menos ingresos, más productividad”

  1. consultoría industrial Says:

    En un momento como el actual tiene mucha ventaja aquel que apuesta por optimizar al máximo la producción, en aumentar la productividad eliminando todo aquello que sea innecesario y que sólo suponga un gasto. No es fácil, porque a veces hace falta la visión externa de una consultora para ver qué es lo que hacemos mal. Pero en mi empresa decidimos afrontar la crisis mejorando la competitividad. gracias a una consultora, y ahora no estamos tan mal como otras empresas de nuestro sector.
    Marcos

Leave a Reply