Posts Tagged ‘formación’

Pidecurso.com,
solicitudes colectivas de formación

Viernes, agosto 10th, 2012

Pidecurso.com_Emprendedores

Seguro que en alguna ocasión habéis querido reciclar vuestros conocimientos sobre una materia o aprender ciertos aspectos necesarios para el proyecto empresarial que estáis intentando lanzar al mercado y no lo habéis podido hacer porque, el curso era demasiado largo y caro o no había oferta formativa en vuestra localidad.

Esto ya no es un problema gracias a Pidecurso.com. Conocimos esta iniciativa hace unas semanas y la verdad es que la idea nos pareció muy interesante para compartirla con vosotros. Se trata de una plataforma online de solicitudes colectivas de formación, principalmente dentro del área tecnológica, donde los usuarios pueden crear/solicitar aquellos cursos en los que están interesados. Son cursos totalmente personalizados, ya que el usuario puede elegir los contenidos y la ciudad donde quiere realizarlo. Una vez solicitado, un mínimo de personas deberán interesarse en él para que finalmente se realice, para ello, los cursos creados pueden compartirse a través de redes sociales y lograr así el interés de otros usuarios. Hecho esto, Pidecurso se encarga de buscar el profesorado más culificado y la sala más apropiada para impartir el curso. (más…)

El mayor guerrero es aquel
que se conquista a sí mismo

Jueves, abril 12th, 2012

En mis post anteriores he desgranado la importancia que para el emprendedor tiene el aprendizaje que realiza a la vez que pone en marcha su empresa. Vimos que había aprendizaje del ser y del hacer y cómo se podía ir puliendo cada uno de ellos con diferentes perspectivas y herramientas.

Hoy me gustaría poner la bala en alguno de los aspectos cotidianos del aprendizaje del ser que todo emprendedor debe afrontar y que espero que sean de ayuda.

Horario laboral: Imagínese cuando trabajaba “para otros”. Se levantaba, se aseaba, y miraba repetidas veces el reloj para ponerse en marcha y pensaba “no quiero llegar tarde, mi jefe me va a matar”. Resulta con el tiempo que usted decide convertirse en emprendedor y ¡gran sorpresa! Se convierte en su propio jefe, con lo que, a usted mismo, no se va a echar la bronca, y, además, como nos ha pasado a muchos, trabaja en casa, con lo que las prisas desaparecen, las presiones desaparecen y uno termina poniéndose a trabaja a la hora del aperitivo. Lección: SEA DISCIPLINADO con su horario, si lo hacía por otros, ¿Por qué no por usted?

Adiós, Ingreso fijo, Adiós: Vuelva a imaginar, se ponía enfermo, llamaba a la empresa y su sueldo fijo estaba a fin de mes esperándole. Llegaba al trabajo y, trabajara o no, su sueldo fijo estaba esperándole… ¿y ahora? El emprendimiento suena a color de rosa al principio, pero luego hay que ponerse a trabajar, y, a veces, por mucho que se trabaje, se tarda en ver el resultado y uno se desespera porque ya no está la seguridad del ingreso fijo, y aunque tenga colchón el colchón se acaba. Lección: SEA PERSISTENTE y dele a su negocio por lo menos dos años para que empiece a funcionar.

Crea en usted: Lo de antes nos lleva a que cuando los resultados no llegaban en su anterior empresa, como esa entelequia quedaba tan lejos, usted seguía siendo la misma persona estupenda que dormía como un lirón por las noches, pero ahora ¡Ja¡ ¡ja! Si las cosas no salen como usted quiere empieza a poner en tela de juicio su valía (si aun no lo ha hecho, ya le tocara) ¡no lo haga! Lección: SEA FUERTE, crea en usted y en su empresa aunque no vea los resultados, estos siempre llegan.

San Agustín: No le voy a pedir que se ponga a rezar por su empresa, aunque unas dosis de fe no vienen mal, sino lo siguiente. Si cuando trabaja “para otros” se traía los problemas del trabajo a casa, ahora la casa, los problemas de la casa, la empresa, los problemas de la empresa y las alegrías se mueven en su cabeza como en una coctelera. ¡Separe! Una cosa es la familia y otra el trabajo, no deje que las cosas (sobre todo las negativas) afecten ambos mundos. SEA COMO SAN AGUSTÍN, que tenía el don de estar en dos sitios a la vez.

Si usted es disciplinado, persistente, fuerte y separa ambos mundos, con dosis de “hacer” que veremos en el próximo post, estará en el camino del éxito.

Fuente Imagen | Dance Box

    David Rodríguez
Twitter: @DavidrGEH
Gestión Empresarial Humana

Emprender es Aprender: Plan de
(auto)formación para emprendedores

Viernes, marzo 16th, 2012

En mi post anterior, #EmprenderEsAprender, hablaba sobre el aprendizaje que el emprendedor realiza a medida que su idea de negocio se va desarrollando hasta convertirse en una empresa real y entra en la carrera por hacerse un hueco en el mercado.

Estos aprendizajes, se canalizan a través de amigos, otros emprendedores, el día a día, cursos, información de la administración y un largo etcétera, formando un canal múltiple de información que, en la mayoría de los casos, no es fácil de gestionar, para que nos quede alguna información “en limpio” de las experiencias que vivimos todos los días al “levantar el negocio”

Para poder exprimir al máximo toda esta información que nos llega, el emprendedor debe contar con un plan de formación propio, que gestione estos aprendizajes y que vaya conformando su “Ser” y su “Hacer” hacia el éxito de la empresa que ha puesto en marcha.

Por eso vamos a dar unas ideas de cómo poder hacerlo y quien quiera aportar más, puede comentar o utilizar el hashtag de Twitter que hemos abierto. (#EmprenderEsAprender)

La primera cuestión es la forma de Aprender. Todos tenemos nuestra forma de aprender, y esta marca como vamos a extraer de la experiencia diaria la información valiosa para utilizar en el futuro y aprender de los errores cometidos. Nuestro “ser” aprende como enfrentarse a los problemas, como reaccionar ante una situación o como motivarnos o animarnos ante los baches que todos hemos tenido al emprender. La pregunta clave es ¿Qué puedo o tengo que aprender de esta situación? ¿Cómo lo he aprendido? Para responderla lo mejor es tener un cuaderno donde apuntemos todos los días que hemos aprendido de las situaciones determinadas, analicemos como hemos actuado y cómo podríamos haber actuado mejor, para que la próxima vez que nos pase, nuestro “Ser” sepa que hacer para nuestro éxito y beneficio. Ya estamos gestionando nuestro conocimiento emprendedor, así de fácil. Y, poco a poco, iremos viendo como aprendemos, y, si queremos, lo podremos mejorar.

Podemos asistir a sesiones de crecimiento personal, tener un coach o ir a la librería más cercana y hacernos con una biblioteca de formación del #Seremprendedor, mi recomendación: “Piense y hágase rico” de Napoleon Hill.

La forma de aprender influye en el aprendizaje del “Hacer”, que como vimos puede centrarse en dos áreas: Finanzas y Ventas (como dijimos, en sentido amplio). Influye a la hora de cómo se nos presenta la información para que nuestro cerebro la procese mejor y aprenda más rápido. Si nosotros la conocemos, podemos adecuar cualquier información de estas dos áreas a nuestro “Ser” para mejorar nuestro “Hacer”.

En Finanzas o Ventas, existen en el mercado múltiples cursos de “Finanzas para no financieros” o “Finanzas para pymes/emprendedores”; “Ventas para pymes” “Emprendedores Vendedores”. Realizar un curso de formación o estudiar algún manual es un comienzo muy satisfactorio, dedicándole una parte de nuestro horario laboral, en torno a 1 o 2 horas a diario. Todos los días veo mi “Sistema de actualización” y me entero de nuevos conceptos, formas de hacer las cosas y de tener éxito en mi negocio.
Los cursos de formación pueden ser gratuitos (Asociaciones Sindicales o de empresarios de la comunidad autónoma o provincia tienes planes de formación para autónomos) o de pago en cualquier institución, y orientados al tipo de negocio que tenemos, habrá que buscar e informarse, ver el programa, indagar sobre el formador y sobre la institución antes de decidir.

Lo más importante es seguir este refrán: “Vacía tu bolsillo en tu cabeza, que tu cabeza llenará tu bolsillo”. Ánimo y a emprender, aprendiendo y a aprender ¡emprendiendo!.

Fuente Imagen | Emprenderalia

    David Rodríguez
Twitter: @DavidrGEH
Gestión Empresarial Humana

Emprender es aprender

Jueves, marzo 1st, 2012

Emprender es aprender. Aprender a no tener jefe, a superarse uno mismo, a ver las cosas desde muchos ángulos distintos, a afrontar problemas, a entusiasmarse con los éxitos y a crecer todos los días siendo un poco más sabio y quizá menos necio.

El emprendedor aprende de los errores, de otros emprendedores, de los aciertos, de los clientes, de la competencia y está en constante formación, que, en muchos casos, es autodidacta, porque a nadie le enseñan a ser emprendedor en la escuela, instituto o universidad; tienes una idea de negocio y no sabes cómo, te lanzan al ruedo como si lo único que llevarás puesto fuesen unas zapatillas y un mono de color rojo.

El emprendedor aprende de forma más informal que formal, que se deja de lado ante el empuje inicial y el deseo de “sacar al negocio adelante”, encontrar clientes, vender proyectos y hacer que el negocio crezca.

Este aprendizaje tiene un síntoma esencial, la frase “¡Eso no me lo habían contado!” que todos hemos dicho en algún momento al aprender algo, a veces esencial, que no habíamos tenido en cuenta por puro desconocimiento.

Ese es otro aprendizaje formal, que dejamos “para más adelante” o para “cuando hay tiempo” es muy importante, ya que de él puede depender la supervivencia del emprendedor y su negocio.

Este aprendizaje debe ser del “Ser” y del “hacer”. El “Ser” se va conformando todos los días, en los cambios de mentalidad, el pasar de ser empleado a jefe o a no tenerlo, a ver las cosas de otra manera que nos hace ser personas distintas.

El hacer debe basarse, según mi experiencia, en dos cuestiones básicas de todo negocio como son, las ventas (entendidas en sentido amplio) y las finanzas y correcta gestión de los flujos de efectivo del negocio del emprendedor.

Para poder alcanzar los conocimientos necesarios en estas áreas el emprendedor debe ser un “aprendedor” para toda la vida, y tener siempre en su cabeza eso de “vacía tu bolsillo en tu mente y tu mente llenará tu bolsillo”.

La asistencia a seminarios, cursos, lectura de libros, y todo aprendizaje y formación adicional que el emprendedor ponga a su propia disposición aumentarán su tasa de éxito, y si bien a veces no hace falta invertir dinero, si que debemos invertir tiempo, al menos, en formarnos y prepararnos para la tarea de aprender algo de todo y de todos.

Para ello contamos con múltiples asociaciones, planes de formación estatales y europeos, solo hay que buscar aquello que se necesita, habiendo identificado que se necesita y ponernos a la tarea, el resto dependerá solo de nosotros.

Emprender es aprender.

David Rodríguez
Gestión Empresarial Humana
www.gestionempresarialhumana.com