Posts Tagged ‘marinero’

El emprendedor es el mejor
marinero de los mercados

Lunes, enero 29th, 2018

El emprendedor es el capitán de su propio barco, el que marca el rumbo de su aventura empresarial, aquel que sabe mejor que nadie dirigir a su tripulación para que llegue al puerto que siempre ha deseado. Sólo podrá llegar a su destino siguiendo las cartas náuticas que él mismo ha elaborado, gobernando con criterio el timón y aprovechando como es debido el viento a su favor.

Estos son algunos elementos que no pueden faltarle al mejor marinero de los mercados:

Cartas nauticas: Los emprendedores deben saber a dónde dirigir su timón, y esto no es algo que deba dejarse a la intuición del emprendedor, no es algo que deba decidirse sobre la marcha. El emprendedor tiene que haber elaborado un plan de empresa, una guía donde cualquier tripulante pueda comprobar hasta donde se quiere llegar y cuál es el camino para hacerlo.

Tripulación: Por muy buen capitán que sea el emprendedor, si no se rodea de una buena tripulación no conseguirá zarpar el barco. Debe contar con profesionales que complementen su formación y experiencia. Gente capacitada con ganas de emprender un viaje a su lado.

Timón: El emprendedor es el guía de la empresa, él marca la dirección en la que su equipo dirigirá sus esfuerzos. Llevar el timón de la empresa conlleva una gran responsabilidad, la dirección debe ser constante a largo plazo, sólo tomando cambios a corto plazo cuando existan oportunidades que aprovechar o amenazas que sortear en el camino.

Velas: El capitán del barco debe mantener siempre una actitud positiva para que el viento sople a su favor, y además debe transmitir esta actitud a toda su tripulación. Es necesario que esté al tanto de cualquier cambio y cree las condiciones favorables dentro de la empresa que permitan variar la posición de las velas y aprovechar las tendencias del mercado.

Ancla: Un buen emprendedor debe saber cuando echar el freno. Saber identificar en qué oportunidades no embarcarse porque aún la empresa y el equipo no están preparados para asumirlas.

Arpón: El viaje del emprendedor será largo, hay muchos otros barcos en el mercado que no les podrán las cosas fáciles para llegar a buen puerto. No sólo se trata de que el barco mantenga la dirección adecuada, que esté bien capitaneado y tenga una buena tripulación, el emprendedor debe contar con las armas necesarias para poder parar y competir con el resto de barcos. (Producto, precio, distribución y comunicación)

Torre de vigía: El emprendedor debe estar siempre atento a todo lo que pueda pasar en el mercado, para así saber dirigir el timón de la empresa hacia la dirección adecuada. Cualquier cambio en el mercado provocado por los competidores o cualquier otro stakeholder puede alternar el rumbo del barco.

Bote salvavidas: Siempre hay que tener un plan B, una estrategia planteada por si las cosas no salen como se habían planificado. Esta solución alternativa debe permitir a la empresa continuar con su evolución aunque haya tenido que dar un cambio drástico en su estrategia.

Fuente Imagen | Fglorente